Me gusta ser policía pero me siento mal


Les contare esto para desahogarme, me gusta ser policía pero me siento mal por las situaciones laborales y la mentalidad del policía del siglo veintiuno, que inciden en mi animo. Con relación a la labor de un policía con eso no hay problema el trabajo es gratificante. El problema comienza en las situaciones laborales y la mentalidad colectiva de los policías.

Déjame ver por donde empiezo, empezare por las situaciones laborales les cuento que son mayormente abusos por parte de la jerarquía que tienen que ver con manejo de personal o mejor dicho mal manejo de personal. Existe el continuo panismo, amiguismo, padrinazgo en los movimientos de personal.

El continuo y mantenido abuso laboral se ha convertido en una forma permanente de estilo de supervisión. Es como si los estudios en recursos humanos en la administraron publica fueran esos estilos repetitivos.

No veo ningún avance en el estilo abusivo y machacante que se utiliza, los libros de enseñanza en recursos humanos del sector público y sus miles de letras están muertas. En el caso de agencias de orden publico, es una situación que mezcla los estilos de supervisión de militar con los estilos de supervisión de empleados civiles y cual es el resultado todos lo sabemos “no da pie con bola” muchos policías saben que se cometen abusos a tutiplén.

No existe un desarrollo de empatia con el personal (solo con los lambones), no hay sensibilidad y lo peor no hay intuición. Los que dirigen no saben, no lo imaginan o simplemente no les interesa conocer cuales son las necesidades básicas de los policías. Escalan posiciones de poder utilizando la alcahuetería política, utilizan un resume (algunos) estampando unas supuestas herramientas que adquirieron en su paso por la universidad pero sin la universidad pasar por ellos.

Hablan importantes profesionales en el campo de la Criminología exponiendo sus soluciones y no se dan cuenta que en una organización cuasi militar como la policía los que deciden el éxito o fracaso de una propuesta es esa línea que se encuentra entre el personal más sacrificado y el que se sienta solo en una silla ejecutiva.

Pero siempre le achacan la culpa a la primera línea de defensa, adiestrándonos constantemente a una sumisión laboral que por años ah demostrado ser eficiente a la hora de buscar quien tiene la culpa del fracaso en la supervisión y los procesos desicionales.

Ese constante adoctrinamiento a la sumisión evita que los policías nos desarrollemos, nos profesionalicemos, solo consigue paralizarnos y les daré un ejemplo.

Mi compañero de batallas Román y este que escribe decidimos un día detenernos y cambiar ese adoctrinamiento de sumisión por uno mas combativo en favor y beneficio de nuestros compañeros, de los ciudadanos a los que servimos y al nuestro.

Nos exponemos constantemente a sufrir del llamado “mobbing” por el solo hecho de levantar nuestra voz en beneficio de otros. A qui es que surge la molestia y malestar por culpa de ese adoctrinamiento que convierte en débiles a los fuertes.

La mentalidad del policía del siglo veintiuno es una bastante sumisa y temerosa, no los culpo pues en determinado momento fui así (cuando nuevo). Los policías sienten constantemente la necesidad de protegerse, pero no de los delincuentes se tienen que proteger la constante amenaza que representa la cadena de mando.

Mi compañero de batallas y yo actuamos en favor de unas necesidades que surgen debido a ese abuso de poder que reina en la policía, algunos dirán “renuncia” pero esa no es la solución. La solución es unirnos, expresarnos sin temor, colaborar uno con otro en el mejoramiento de nuestras funciones y las funciones operacionales y desicionales.

Es increíble la cantidad de apoyo expresado fuera del ojo público, pero el temor a ser vinculados con alguno de nosotros es grande. A pesar de que nuestra labor tiene como norte el mejoramiento del empleado publico. Esa actitud de eñagotao, de temor y sumisión aunque sabia a lo que me exponía, no deja de hacerme sentir mal.

Les cuento después el resto, tengo un sueno que me lleva pateco.

7 comentarios:

Prometeo | 14 mayo, 2009

Cuanto me identifico con tus palabras. A mi como maestro me pasa igual. Disfruto lo que hago y enseñar es para mí una pasión. Pero cuando comienzan los abusos de parte de la administración y me quejo no me duelen tanto las represalias sino la actitud de los compañeros. Muchos se quedan callados y otros incluso se van de parte de los directores.

El miedo es algo muy poderoso. Pero pa' lante Rafael desahogate aquí que son más lo amigos que tienes que los lambones que te critican.

Adelante y éxito.

Antigonum Cajan | 14 mayo, 2009

Esto requiere terapia ocupacional.

Recomiendo mi curso gratuito
accesible en endemismotrasnochado.blogspot.com/
sentando pautas aun bostezando.

Suerte y que mejore su mal.

wro2 | 14 mayo, 2009

DeJesús

Admiro tu tenacidad, dedicación depurando y aquilatando los conceptos.

Lograr que los demás cambien su paradigma es algo un poco complejo.

Son muchos los que han sentido estos atropellos en sus lugares de trabajo, pero también son muchos los que por temor callan en reuniones.

Si los vieras en los pasillos en los alrededores dentro de los vehículos hablan, hablan y dicen, dicen. De sus molestias, preocupaciones en fin...

Son como las aves de rapiña observan desde las alturas por temor a ser devoradas por los que ellos consideran son mas fuertes.

Esperan a que un valiente se levante, observan de lejos tu lucha sangrienta, tu fatiga por el combate y cuando están seguros convencidos que venciste entonces bajan y se arremolinan para tomar su parte del festín.

Nunca los escuchas decir gracias por vencer con tus argumentos al gigante.

Recuerdo una ocasión que se me dio una instrucción a mi y otro compañero. Si quieren pueden venir en... Ah, por la comodidad la tome y me presente al otro día cómodo.

El mismo que me dio la instrucción al verme se retracto diciendo que en ningún momento el dio o autorizo esa instrucción, no me rendí le dije si usted la dio,acaso yo me voy a presentar así por que si al trabajo... mire a mi compañero que estaba cuando se imparte la instrucción. Sabes que hizo bajo la cabeza no me apoyo en lo absoluto quede como un atrevido.

Luego que el oficial de rango se retira el compañero me dijo; Román tu tienes razón el dijo eso ayer, pero a mi no me conviene contradecirlo. Sentí un coraje lo mire con molestia, pero tuve que decirle no te preocupes y seguir caminando.

En una reunión en carruzos enfrente con respeto y deferencia la plantilla grande de la policía municipal.

El debate fue intenso como a mi me gusta. oh, utilizar las palabras es una de mis pasiones mas fuertes si conozco del tema.

A la alta cúpula se les notaba la molestia por mis planteamientos en pro de los policías. Con sus miradas trataron de intimidarme, pero no lo lograron, ni lo lograran.

Sabes fui invitado por uno compañeros a dicha reunión. Con el argumento de que yo tenia que estar allí, pero estos mismos cuando el furor del debate arreció no se atrevieron a decir ni una palabra de apoyo en pro de ellos mismo.

Se mantuvieron en el aire revoloteando temerosos dando vueltas hablando en voz baja entre si.

Cuando todo acabo, vieron mis vestiduras ensangrentadas algunos me miraron de lejos otros se acercaron y dijeron Román tu tienes razón...

DeJesús que Dios nos ayude. Sigue adelante que no estas solo.

Ni la muerte misma acallara nuestra voz en busca de la superación

Rafael | 15 mayo, 2009

Saludos Prometeo:

Ese estilo de supervisión parece ser la norma en las demás agencias y municipios.

Gracias por la visita.

Saludos Antigonum:

Las fotos de tu blog son una terapia.

Gracias por la visita y la terapia.

Saludos Román:

Gracias por el comentario, se que esta lucha no es fácil y cuando estas rodeado de temerosos por conveniencia que se puede hacer, solo seguir adelante.

Gracias por comentar.

Anónimo | 07 enero, 2010

HOLA
ME PASA LO MISMO,SIEMPRE ME MOLESTARON BASTANTE ESAS SITUACIONES ,PERO,UNOS MESES ATRAS ,ME ESTAFARON,Y UN TIEMPO DESPUES SUPE QUE FUERON COMPAÑEROS DE LA MISMA COMISARIA,CUANDO ME QUISE IR,ME PREGUNTARON PORQUE ,COMO SI FUERA POCO LO QUE ME HICIERON,Y EN ESTE MOMENTO NO TENGO GANAS DE NADA,Y COMO EMPECE A QUEJARME EN VARIOS LUGARES ,TODA LA BRONCA ESTA CONMIGO.

tiziana | 07 enero, 2010

HOLA
ME PASA,LO MISMO ,SOY EMPLEDA POLICIAL,Y UNOS MESES ATRAS ME ESTAFARON ,Y AL POCO TIEMPO SUPE QUE FUERON COMPAÑEROS DE LA COMOSARIA DONDE PRESTABA SERVICIO ,CUANDO MANIFESTE QUE ME QUERIA IR ,COMENZARON APREGUNTARME PORQUE COMO SI FUERA POCO LO QUE ME HABIA PASADO,Y EN ESTE MOMENTO TODAVIA ESTOY EN EL MISMO LUGAR,Y COMO YA NO ME DESENPEÑO COMO ANTES,PORQUE NO TENGO GANAS DE NADA,TODA LA BRONCA ESTA CONMIGO,Y NADIE SE DETIENE A PENSAR, EN LO QUE PASO.
PARECE QUE ESTE TIPO DE SITUACIONES OCURREN EN TODOS LADOS Y SON BASTANTE COMUNES LO QUE PASA ES QUE NADIE LAS DIFUNDE POR MIEDO.

Rafael | 08 enero, 2010

Saludos tiziana:

Es lamentable lo que te sucedió, así funciona el "Mobbing" cuando no asumes la misma actitud de los que están mal o no aceptas sus comportamientos, comienzan los comentarios negativos.

Ármate de fortaleza y sabiduría para que puedas lidiar y combatir el trato discriminatorio, voy a ti.

Gracias por visitarme y comentar.