Un día normal en la policía


Hoy cambiare el tema para contarles lo que me sucedió hace varios días en mi trabajo. La noche antes no dormí bien por un dolor de cabeza parecido a migraña, lo diferente en esta ocasión es que al levantarme el dolor persistía, me preparo con el alivio de saber que estaría de reten y la oportunidad de que estando tranquilo me pasaría el dolor.

Pero no sabía lo que me esperaba ese día, ya un día antes tuve un indicio de lo que me esperaba, pero el incidente anterior lo despache como algo poco usual, pero sin importancia.

Volviendo a lo que me impulsa hoy, guardo el medicamento para el dolor de migraña en mi bulto y encamino a mi puesto de trabajo ese día, relevo al personal del turno anterior que me pregunta al verme si me sucedía algo a lo que contesto “nada es que tengo dolor de cabeza desde la noche anterior”.

Echo la cabeza hacia atrás para aliviar un poco el dolor, sin imaginarme que en cuestión de 10 minutos sonaría el teléfono con una desagradable representación de poder.

Con los ojos cerrados y pensando “por que razón no se me quita este maldito dolor” suena el teléfono, al contestar era mi supervisor lo saludo y de contestación recibo un tajante “te envío un relevo y tu te vas para la calle” me quedo callado 2 segundos y le digo “mira tengo un dolor de cabeza desde anoche y no se me quita”.

Yo pienso, bueno le explico y el entenderá y me dejara aquí tranquilo, “si pepe, entenderá perfectamente” la contestación de mi supervisor fue “pues repórtate enfermo” yo pienso rápido que clase de *&$%#.

El dolor de cabeza súbitamente se elevo, cierro los ojos y le digo “mira es estrictamente necesario que sea yo el que patrulle el sector” y el me contesta “si” a lo que yo le cuestiono “pero si el compañero hace mas de 10 días que no viene a trabajar y te estoy diciendo que tengo un dolor de cabeza desde ayer que no se me quita, por que yo”

Su flamante respuesta fue “por que te quiero a ti” ya con mi dolor en aumento le digo “esta bien, me reporto enfermo”, al siguiente día comenzaron los comentarios y mi solicitud de reunión para dilucidar el asunto y cortarlo de raíz.

Si es o no, el procedimiento o el manejo que tiene que implantar un supervisor en un caso como este no lo voy a discutir. Eso es tema para otro escrito.

Lo que me preocupa es el llamado “mobbing” que ya esta definido y estudiado por profesionales de la salud mental y el cual están tratando de convertir en ley, pero hasta ahora no se a logrado me imagino por la presión por medio de cabilderos que ejercen las empresas privadas y sabrá Dios quien mas.

Con la aprobación de una ley protectora como esa, que se ajusta al tiempo en que vivimos situaciones como la que me ocurrió no pasarían.

6 comentarios:

Elco Lao | 15 marzo, 2009

Rafael:

Si visitas mi Blog...

http://elcolaoperipeciaspoliticaspuertorico.blogspot.com/

...verás varios sitios donde se habla el tema del "mobbing". También he publicado varias reflexiiones acerca del tema que puedes buscar en una sección que acabo de abrir en la columna a la derecha de "Etiquetas" bajo "Acoso Moral" o "Mobbing".

Desgraciadamente ni los empleados públicos (ni los privados) tienen actualmente una protección legal contra el "mobbing", aunque en otros países como en España, se está luchando para que se reconozca este comportamiento como ilegal.

Espero que te mejores, y en mi caso, cuando he pasado por situaciones similares en mi escuela, apuesto a mi salud primero y me acojo al derecho que tenemos todos de enfermarnos... Aunque a la larga me digan ineficiente, que también es parte de esa trampa...

Rafael | 15 marzo, 2009

Saludos Elco Lao:
Gracias por tu visita, e leído tu blog pues lo encontré através del blog de Prometeo. El Mobbing es una situación normal en la policía en general, es lamentable y en mi opinión es por la falta de técnicas modernas de supervisión y el estancamiento y embriague de poder. Todavía tengo el dolor de cabeza esta como latente pero el lunes voy a mi medico, gracias por tu visita, pasare por tu blog y en cuanto al Mobbing gracias a Dios se esta difundiendo la información para entender el comportamiento y poder detectarlo a tiempo.

Anónimo | 15 marzo, 2009

Siento mucho lo que te ha ocurrido, Pero debes tener en cuenta que no todos los supervisores son iguales, Hay muchos buenos, se que eres un policia responsable y conosedor de tu trabajo, por lo cual lamento lo sucedido, no permitas que estos incidentes minen tu deseo de trabajar, sigue para adelante eres especial. Te quiero mucho

Rafael | 15 marzo, 2009

Anonimo:
Tu comentario es bien recibido y ademas es aliciente.
Gracias

wro2 | 16 marzo, 2009

Mi gran amigo. No es la primera lucha que enfrentas contra la sin razón.

Es sumamente lamentable que un supervisor no pueda discernir cuando se topa con una situación particular y ajustarla a la realidad, permitiendo que los prejuicios o información distorsionada recibida por un igual siegue su propio criterio de los asuntos considerados por este.

Tenemos que preguntarnos

1. pensó el supervisor que mentías?
2. Quién toma las decisiones yo o tu?
3. si lo complazco creerá que soy débil?
4. no puedo permitir la manipulación?
5. tiene fama de, tengo que demostrar todo el poder de mi autoridad para minarlo

Un supervisor que refleja este tipo de comportamiento de autoridad, lo que realmente quiere decir, es que carece de un liderato capaz de conciliar todas las dificultades de las cuales no tiene control y reacciona impositivo. Perdiendo la oportunidad del análisis que le permita sacar el mejor provecho de tal o cual situación en beneficio
de todas las partes.

El supervisor lo que buscaba desde el principio era un ganar ganar aunque termino en un perder perder para el.

El supervisado trato de negociar un acuerdo donde no hubiera ganadores ni perdedores sino que por el bien del servicio ambos quedaran satisfechos por el acuerdo.

Yo personalmente pienso que un supervisor debe ser inteligente u analítico, no uno que se la pasa reaccionando por cualquier situación fácil de resolver.

De Jesús

sigue adelante no te rindas. cuenta conmigo!

Rafael | 16 marzo, 2009

Gracias por el apoyo, amigo.